» Pabellones en Hospital de Quilpué: Aumentan pacientes operados, cirugías son más complejas y disminuye suspensión de intervenciones quirúrgicas.

Pabellones en Hospital de Quilpué: Aumentan pacientes operados, cirugías son más complejas y disminuye suspensión de intervenciones quirúrgicas.

Además del aumento de la producción, ha mejorado seguridad y técnicas anestésicas que impactan en mejores postoperatorios de los y las pacientes.

Comité quirúrgico Hospital de Quilpué

Mayor recurso de médicos anestesistas, la preparación constante del personal clínico, el aumento y complejidad de las cirugías, además del trabajo en equipo de las distintas unidades, han dado sus frutos en el área quirúrgica del Hospital de Quilpué, perteneciente al Servicio de Salud Viña del Mar Quillota. Varias de estas medidas permitieron durante el año 2019 aumentar el número de pacientes operados y disminuir los pacientes suspendidos de manera significativa.

Uno de los primeros cambios fue avanzar hacia cirugías más complejas. Intervenciones a pacientes con cáncer ginecológico y urológico, cirugías grandes vasculares, cirugías infantiles, maxilofaciales y el desarrollo de las cirugías del área de la traumatología, han ido aumentando significativamente en relación a intervenciones de menor complejidad, permitiendo descongestionar la red de salud y entregar una mayor resolución a los pacientes.

Estas medidas generaron que la cantidad de pacientes operados durante el 2019 creciera en casi un 40 por ciento en relación al año anterior (39,6%) y que la tasa de suspensión de intervenciones quirúrgicas disminuyera hasta un 6,8 % durante el mismo período, cifra menor al porcentaje máximo exigido a nivel ministerial.

El Director del Hospital de Quilpué, Alejandro Alarcón, dio a conocer la satisfacción del establecimiento por los avances en el área quirúrgica. “Estamos muy contentos con los resultados obtenidos que significan una atención más oportuna a los pacientes que aguardan por una intervención quirúrgica. Han sido varios los factores que han influido pero principalmente es la optimización de los recursos disponibles y un trabajo de coordinación entre todas las unidades que intervienen”.

POLICLÍNICO DE PRE-ANESTESIA

La jefa de pabellón quirúrgico del Hospital de Quilpué, Dra. Ruth Kohnenkampf, explicó que entre las medidas implementadas está el aumento de dotación de médicos anestesistas y la implementación del policlínico de evaluación pre-anestésica: “Antes de la cirugía los pacientes de moderado o alto riesgo de complicación que se van a operar, son evaluados por un anestesiólogo. Además, se aumentaron las horas de cardiología destinadas a ver pacientes quirúrgicos lo más pronto posible en caso de ser necesario. Hemos ido acortando los tiempos que necesita el paciente para llegar a pabellón y así poder resolver la enfermedad que lo aqueja lo antes posible”, especificó.

Esta estrategia se complementó con el funcionamiento del Comité Quirúrgico del hospital, que analiza semana tras semana los avances y obstáculos que se puedan presentar con las distintas especialidades, la exhaustiva programación de la tabla, la preparación de los pacientes previo a la cirugía, además del uso eficiente de pabellones incluso en horario inhábil. “Esta extensión horaria de pabellón no se hace a través de sociedades médicas sino con los horarios normales de los profesionales. Estamos optimizando los recursos que tenemos para brindar una mejor atención a los pacientes sin aumentar los gastos del hospital”, comentó la Dra. Kohnenkampf.

extensión horaria

SEGURIDAD Y NUEVAS TÉCNICAS

La seguridad del paciente es lo más importante en la Unidad de Pabellón Quirúrgico. En ese sentido la especialización de los profesionales y técnicos ha sido fundamental para el crecimiento y complejidad de las cirugías. “La idea es darle la mayor seguridad al paciente. Que el paciente que ingresa a este pabellón, sepa que es seguro, que no va tener dolor, que va salir bien tras la cirugía. Nuestro objetivo es que el paciente y su familia puedan estar tranquilos en todo el proceso que implica que alguien se opere”, comentó la jefa de Pabellón.

El Hospital también ha apoyado la educación continua de los médicos. “Queremos que el paciente que se opera acá tenga la misma anestesia o mejor de la que tendrían en una clínica, porque tenemos los recursos, los conocimientos y el apoyo del pabellón y de la Dirección del Hospital”, expresó la profesional.

Una de estas técnicas que se están implementando gracias a esta capacitación continua es el bloqueo regional anestésico, de tal manera que el paciente no tenga dolor al salir de la cirugía. “Por ejemplo, una paciente que se opera de un cáncer de mama tiene una probabilidad muy elevada de dolor neuropático, que es un dolor que lo pueden sentir meses y hasta años después de la cirugía. Estas técnicas permiten que la paciente no tenga ese dolor en el tiempo. Son técnicas relativamente nuevas y que tienen gran beneficio en las personas que son sometidas a una cirugía”.

Entre las proyecciones de la Unidad de Pabellón, está la llegada de nuevos médicos anestesistas que permita implementar una Unidad de Dolor Agudo para el adecuado tratamiento del dolor postoperatorio, que tiene una importancia fundamental en los cuidados con el paciente quirúrgico.

Anestecistas Ruth Kohnenkampf, jefa de Pabellón y María José Navas en capacitación.