» Separación de urgencia pediátrica y nuevos flujos de atención implementó Unidad de Emergencia de Hospital de Quilpué para hacer frente al COVID19

Separación de urgencia pediátrica y nuevos flujos de atención implementó Unidad de Emergencia de Hospital de Quilpué para hacer frente al COVID19

DSC07233

La implementación de una serie de protocolos clínicos y una completa restructuración principalmente de sus flujos de atención, debió implementar la Unidad de Emergencia del Hospital de Quilpué, cuyo personal se prepara para enfrentar las semanas más complejas en la lucha contra el COVID 19.

Según explicó el Jefe de la Unidad de Emergencia y coordinador de la emergencia COVID 19 en el Hospital de Quilpué, Dr. Víctor Arancibia, se generó una restructuración de la unidad de acuerdo a la normativa ministerial generándose dos cambios principales: la separación de la urgencia infantil de la urgencia adulto, y la separación se las consultas por patologías respiratorias de las no respiratorias.

Uno de los principales retos, según el profesional fue mantener a los pacientes que consultaban por enfermedades respiratorias y sospecha de COVID 19, separados de los demás consultantes de tal manera de evitar un posible contagio.

“Como segunda medida se separaron las reanimaciones, implementando una sala de reanimación específicamente para pacientes con sospecha de COVID-19 y otra sala de reanimación para los demás tipos de pacientes. Otra medida fue separar los categorizadores para enfermedades respiratorias y no respiratorias, mediante accesos diferenciado desde la sala de espera de la unidad de Emergencia” explicó el Dr. Arancibia.

A su vez, se instaló una carpa en el sector externo del dispositivo SAUD, mediante la gestión del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, la que es utilizada como sala de espera para pacientes respiratorios con sintomatología leve.

Separación de la Urgencia Infantil

Una de las medidas más importantes fue la separación de la Unidad de Emergencia Infantil de la Unidad de Emergencia Adulto, “quedando la atención pediátrica en sector de CMA, donde se habilitó una sala de reanimación, una amplia sala de atención y la sala de espera. Hay más resguardos para nuestros pacientes pequeños para que no entren en contacto con los adultos que consultan”, comentó el Jefe de la Unidad de Emergencia.

El coordinador COVID 19 del Hospital de Quilpué expresó que todo se inició a través de una marcha blanca la semana pasada para generar su operatividad en un cien por ciento.

“Las consultas de la Unidad de Emergencia han disminuido las últimas semanas, la comunidad está consultando cuando tiene una urgencia de gravedad, y tenemos un gran apoyo de la atención primaria, nos hemos reunido con los directores de salud de ambas comunas Quilpué y Villa Alemana para articular las atenciones de los pacientes que no revisten una gravedad”, expresó el Dr. Víctor Arancibia.

En este sentido el Jefe de la Urgencia hizo un llamado a la comunidad a estar tranquila en relación a las atenciones que está realizando el establecimiento. “El paciente que tiene una consulta grave no respiratoria, sea algo traumatológico, quirúrgico, accidente cerebrovascular, infarto, etc. debe consultar en nuestra unidad y nosotros vamos a derivarlo a otro sector de la urgencia para que no esté mezclado con los pacientes respiratorios, pero los espacios son reducidos, y por eso los pacientes que no tienen urgencia vital están siendo derivados a los SAPUS de las respectivas comunas y para ello se han hecho las coordinaciones”, finalizó.

Personal preparado

La enfermera Supervisora de la Unidad de Emergencia Paola Dulop, agregó que desde hace dos meses se inició el trabajo de generar los refuerzos y preparación del personal de salud para enfrentar esta emergencia.

“Se ordenaron los flujos para poder hacer una optimización de los recursos con el personal que ya está en turno, se reestructuraron puestos laborales, se cambiaron funciones principales en puntos estratégicos, como selectores de demanda y funcionarios a cargo de reanimación, se modificó la rotación de turnos a 24 horas y nos capacitamos en relación a la patología que íbamos a enfrentar”, expresó.

Todo ello con el apoyo del Comité COVID 19 del Hospital de Quilpué, para asegurar la capacidad de respuesta ante la emergencia y también para brindar protección a todo el personal de salud de la Unidad de Emergencia.

“También se hizo un trabajo de orientación de funcionarios de otros servicios para poder hacer apoyo en caso de una contingencia mayor, se entregaron funciones específicas a los jefes de turno, mis técnicos de clínica han hecho una gran labor en relación a proveer los insumos de EPP, a la Unidad nunca le han faltado elementos de protección, se ha hecho harto refuerzo en el uso adecuado y la optimización de recursos”, finalizó la enfermera supervisora.

DSC07239urgencia pediátrica